lunes, 1 de junio de 2009

216. En el supuesto de que debo trabajar II


2.
Beth Gibbons. Su voz río, voz de agua helada, alcohol sobre las rocas que dan forma a la garganta. Y ese mirar tras la ventanilla de un vehículo en movimiento el paisaje, los recuerdos. Volver a lo esencial. En el silencio hundirse en el reflejo de uno mismo. Reconocer los huesos y las médulas. La oxidación del paso del tiempo. Las recurrencias y la manera de actuar en automático. Silencio. ¿Cuándo sabe uno que la vuelta en esa dirección es la adecuada? Que es el momento. Ya no se trata de arrojarse de la plataforma más elevada. Una vez conociendo el mecanismo ¿repetir el movimiento? Mysteries. Y la voz de Gibbons sin la parafernalia electrónica. Sólo esa su voz y un piano, y el recuerdo de la carretera y el paisaje mientras pláticas insulsas telón de fondo. La música transporta. No entender y pretender hablar: desbrozar los espíritus. ¿Para qué? Nunca se me ha dado la prudencia y contener las palabras es un ejercició extraño. El Out of season sigue desgranando su atmósfera llena de melancólia que inunda sin ahogar. La música como un haz de luz emerge de su punto de origen y se disocia en la altura, en quién sabe que altura, y pretende alcanzar las estrellas.

Un solitario piano... unas últimas notas, el sonido del viento, los latidos del corazón: [ ]

Seja o primeiro a comentar

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO