sábado, 30 de mayo de 2009

215. De fuga

Pues resulta que entre que se dieron las circunstancias y decidí yo, justo estoy a un paso de tomar un respiro, abrir paréntesis, ir por oxígeno para recargar los ánimos y afrontar lo que se viene en toda la amplitud que la palabra futuro abarca. No muy lejos de la ciudad, no el ansiado mar, pero de menos se promete cierto contacto con la naturaleza. Romper la rutina del encierro, de la computadora, del estrés de tener que imprimir a tiempo para que algún libro salga también en tiempo. Muchos y variados son los caminos del señor. Por lo pronto espero que cuando vuelva mi corazón respire más acompasado y el cerebro carbure con mayor prescisión y soltura.

Como sea, lo que es inevitable es seguir en medio del caos del cambio. En los últimos meses se han movido desde sus cimientos algunos paradigmas, también algunas paranoías. El que fui ya no lo soy, aún más alla de lo obvio que pareciera resultar, es en este caso una verdad cuyo peso aún no termino de aboserver del todo.

Sea el aire.

Seja o primeiro a comentar

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO