martes, 22 de julio de 2008

100. In Memoriam

Rescato, a manera de homenaje, el sugiente post de un blogger anterior:

A Roberto Bolaño lo conocí a través del suplemento Babelia. Ni siquiera fui de los que se convirtió en seguidor a raíz del Premio Herralde que ganó con Los detectives salvajes. En Babelia hablaban de los mejores libros del año, un recuento creo de 1998 o de 1999. Entre ellos se encontraba esta novela. Confieso que la portada y el nombre habían llamado mi atención, pero imaginaba una historia de detectives estilo «Los intocables». Mi sorpresa fue mayúscula. El retrato del mundillo literario del DF de los setentas me encantó. El ritmo. El estilo. Para mí fueron tan refrescantes como en tiempos anteriores lo había sido Rayuela. El pasaje por ejemplo donde Octavio Paz y Ulises Lima se encuentran en el parque hundido, relatado por la secretaria de Paz, es simplemente genial. De lo mejor de la literatura en Español. Creo que lo que me enamoró de Bolaño fue ese tono escritural decadente, de resginación, derrotado, que tiene. Arturo Belano y su saga fragmentada sin ser por supuesto algo novedoso, se convirtió pronto en un personaje tan entrañable como Quinn, como La Maga, como Oliveira.

Seja o primeiro a comentar

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO