domingo, 16 de noviembre de 2008

144. La felicidad

Érase un niño que lo tenía todo:
que aprendió a sonreír a la vista del amor de sus padres.
La obviedad es muro de lamentaciones
recuerdos nebulosos
Érase un niño que sabía sonreír:
en su básico lenguaje no temía al futuro
ni a la expectativa del mañana
Ese niño que muerto se penso por el guiño sin piedad
de la muerte
y que de pronto reaparece en el cofre del tesoro.
Ese niño estuvo siempre en él
esperando amar y ser amado.
Ha vuelto. Necesita que lo eduquen
pero su sonrisa sigue siendo inmensa.

Seja o primeiro a comentar

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO