sábado, 10 de febrero de 2007

16. Un poema que no cabe en ningún lado

He aquí un poema, un ejercicio, un póngale usted el nombre que quiera, que no cabe en ninguna de las compilaciones que estoy formando pero que quisiera de alguna manera publicar. Va pues.

Esperando a la aseguradora

En el café de enfrente
observo
al chofer
que enojado
se recarga en su auto
estropeado
porque alguien
no supo estacionarse
y señor como es posible
que permitan manejar a esta gente


qué hago yo ahora
sin saber
quién fue…

Sin defensa y sin faros
con rayones
en los costados
Se muere
y marca,
habla, vocifera, grita

mira con odio
Y pienso,
si acaso dentro de él
habita un potencial asesino

Yo, por lo pronto,
en el café
de enfrente
espero
que se cansé
y parta
para a su vez
poder
volver a casa

1 Comentário:

Anónimo dijo...

Y sí, el otro día yo estaba en un restaurant y un tipo me dijo: qué le ves a mi vieja cabrón, o algo así... Puta, yo ni la estaba viendo.
P. D. Soy Vi Capote, pero mi bló no sirve, como que alguien tomó la contraseña. Zaz.

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO