martes, 2 de enero de 2007

02. Ahora resulta que es la prima

a.
De vuelta al trabajo. Decido dejar el auto estacionado e ir caminando. Son alrededor de veinte cuadras. Llegué con quince minutos de retraso. Paola, mi jefa, me preguntó medio en broma medio en serio si acaso la puntualidad no era uno de mis propósitos de año nuevo. Francamente no. Además apenas fueron quince minutos de retraso. Más tarde me comentó que por alguna razón pensó que no volvería a ese trabajo. Me soprendió y de algún modo me halagó ese comentario. Por lo demás fue como ir a un día de campo, pero sin pic-nic. Poco trabajo.

b.
"Estas raro" me ha escrito Ruth a través del celular. No es que esté raro, lo que pasa es que por alguna razon la gente que más me importa ha estado ausente espiritual y físicamente el último par de meses del año y esa ausencia se ha convertido de pronto en falta de aire, otras en libertad, pero a fin de cuentas en un extrañamiento que no logro comprender del todo y que más que nada no se cuándo o cómo terminará.

c.
Quiero el libro de Genaro Talens. Me encontré a Luis Vicente paseando a su pequeño en la FIL minutos antes de que presentará la antología de Talens que él, según entendí (andaba desvelado y saturado de FIL ese día, además de que habría un brindis en el stand), compiló. En aquel momento me comentó que haría lo posible por conseguirme un ejemplar, a intercambio de la antología de Simic. No lo he visto desde entonces, pero cruzo los dedos porque así sea.

d.
Resulta que Álvaro Enrigue, escritor cuyo libro Hipotermia me encantó, es primo lejano, lejano pues pero primo a fin de cuentas, de una de las próximas autoras de Paraíso Perdido: Fanny Enrigue. Curiosidades de la vida.

e.
Y ya que estamos con curiosidades, es sorprendente como empiezas el año con ciertas expectativas y el diario ir y venir te cambia todos tus propósitos y planes. Y eso que apenas es el día dos.

f.
Ahora leo a Alan Pauls, Wasabi se llama el libro. Tiene buen ritmo pero tarda en atraparte. Me sigo quedando con El pasado.

g.
Acudí al taller de la musa gótica. Me pidió música árabe y confesó su amor por Depeche y por Cerati. Le propuse un proyecto de 12 fotografías, 12 pinturas o dibujos y 12 textos. De entrada dijo sí. Luego me paseó por esa casa llena de pasadizos y trampas en la que tiene su taller y me presentó a una chica llamada Luna. Algunas de sus pinturas me agradaron. Ella también.

h.
Hoy E. me ha saludado en el messenger. Con ese simple acto ha resquebrajado miles de ideas y pensamientos. ¿Cómo es que le damos tanto poder a ciertas personas? ¿Cómo es que además no lo saben?

i.
¿O si lo saben?...

Seja o primeiro a comentar

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO