viernes, 2 de julio de 2010

293. Verano de la poesía

Y así fue, con ciertas similitudes a lo que era aquel Paseo Chapultepec en sus orígenes, cuando sábado a sábado, por más de medio año, editores locales nos dabamos cita para animar el camellón de Chapultepec aún no remozado. No eran libros usados, era la oferta actual de aquellos días, las ediciones nuevas, las revistas que circulaban y claro un pretexto para reunir en torno a las mesas y a la bancas de cemento, a los amigos alrededor de la literatura y, no está por demás decirlo, de un buen tinto.

Gracias a Vanessa García y a cultura udg tuvimos oportunidad de revivir, por único sábado, lo que sucedía en aquellos días (hasta con cierto toque bíblico). El verano de la poesía, ese festival que ya lleva tres años y que espero se consolide con cada nueva edición, fue el motivo que nos reunió a varios de los editores de aquellos años con los más contemporáneos, sobra decir que no eramos muchos...

Por principio de cuentas, como reza el dicho, no es lo mismo los tres mosqueteros que veinte años después (aunque en realidad sólo han pasado cuatro). La mayoría de los editores no estuvo presente en su mesa, y los encargados eran jóvenes, quizá estudiantes de letras, metidos a trabajar con editores. Las revistas ya no eran las que son y ahora la oferta parece ser más diversa y menos literaria.

A mi en lo personal me gustó más estar sentado y conversando con las personas que se acercaban a mirar nuestros libros y los ejemplares de La Voz, que ir a leer al forito que se preparó para que, microfono abierto, nuestros vates locales compartieran su poesía.

Sin lugar a dudas me la pasé bien, la compañía más que perfecta, una cerveza Poe compartida con la flor, para mí, más preciada.

Salud pues por el Verano de la poesía, y claro por la poesía.




Seja o primeiro a comentar

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO