jueves, 15 de octubre de 2009

252. Sobre el tiempo




Los seres humanos somos propensos a malgastar nuestro tiempo. Si tomáramos en cuenta que sólo se vive una vez, y que, además, la rueda del tiempo no puede girar en reversa, quizá invertiríamos mejor nuestro tiempo. Estas consideraciones parecen obvias, pero no lo son, porque existe en nuestra mente un mecanismo que se denomina negación, y funciona de la siguiente manera: cuando algún evento nos causa dolor, aplicamos la negación y arrojamos ese suceso a las profundidades del inconsciente; cerramos la puerta y, por lo tanto, olvidamos aquello que dolió. Arrojar algo tras el portón que resguarda lo inconsciente equivale a dejar de sufrir por el momento, pero tiene sus consecuencias, y quizá porque es demasiado doloroso el pensar que nuestro tiempo en la tierra sea limitado, preferimos olvidar que somos finitos, que sólo estaremos de paso por el mundo una sola vez, y comenzamos a actuar como si fuésemos eternos, y el tiempo desperdiciado no importara.


***

Y aunque pensar en el regalo del tiempo como algo limitado y saber que cada día gastamos una porción de él nos resulte doloroso, no hay otra forma de aprovecharlo mejor que tener conciencia de lo valiosísimo que es, de lo irrecuperable que resulta cuando se le malgasta, y de las sabias maneras de aprovecharlo hasta en el mínimo segundo. Deberíamos compartirlo entonces sólo con las personas que realmente van a valuar en toda su extensión, lo que gastar nuestro tesoro con ellas significa.

Hilda de Mendoza
Finanzas para una familia feliz

Seja o primeiro a comentar

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO