domingo, 4 de enero de 2009

161. Primeros pasos

1.

Encontre en la columna de Sergio Padilla un par de párrafos que expresan a la perfección mi sentir:

Detrás de muchos de los grandes acontecimientos que marcaron, y siguen marcando, el destino de los seres humanos, existen, muchas veces, simples historias de odio, intolerancia, individualismo y egoísmo, escondidas detrás de engañosos discursos y justificaciones. En la cotidianidad, los personajes que se asemejan a Hitler o Calígula, son, desgraciadamente, muchos más que los que se asemejan a Gandhi o a Teresa de Calcuta.

El mundo vive en un exceso de egoísmo y en una crisis de solidaridad, tolerancia, sentido del otro y espíritu de servicio. El ego exacerbado al alza ha minado instituciones e individuos cuyo principio y razón de ser está en el servicio y la solidaridad, como es el caso de las iglesias, los sindicatos y organismos defensores de derechos humanos.

Sergio Padilla / columna en Mural

2.

Mucha música por escuchar, bastantes libros por leer, aún vida por vivir.

3.

Leo el Dietario voluble de Vila-Matas, uno de los libros comenzados el año que recién terminó, y encuentro casi en cada página alguna línea a resaltar. Me encanta esa manera tan de diario, tan, por decirlo de alguna libre manera, de blog, tan de apunte al vuelo que conforma el espíritu del narrador barcelonés.

Paradójicamente, nos lo repite una y otra vez, mientras Barcelona es foco e imán para infinidad de personas alrededor del mundo (algunos por cierto tapatíos), para él, ésto le resulta nefasto: Su Barcelona asaltada por la fama de ciudad cosmopolita, abierta al mundo, desdibujándose para sus pobladores.

Me quedo también con sus anécdotas de escritor solitario, y con la magia de pasajes como aquellos en los que cuenta como Silvina Ocampo (esposa de Bioy), hacia hasta lo imposible para evitar que Borges, de costumbre ya muy arraigada, fuera a comer a sus casa, al parecer no lo soportaba; o aquel otro en el que habla de la hermana de Pessoa, y de como ella respondió a un cuestionamiento de un periodista acerca de los heterónimos del poeta. Se trataba tan sólo de una fantasía de su hermano, un juego nada más, ha dicho ella.

Cuestión de perspectivas: mientras que para gran parte de los críticos la cuestión de los heterónimos en Pessoa es medular para la poesía, en la vida diaria, alguien tan cercano a él tan sólo ve esto como un divetimiento. Nada en que ocuparse tanto.

Al final de la página Vila-Matas se pregunta: ¿Es el genio, como insisten algunos, una persona insoportablemente normal en la vida cotidiana? ¿Se puede ser genial todo el rato?

Seja o primeiro a comentar

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO