martes, 17 de junio de 2008

90. Distancia

Sólo de la lejanía podemos apreciar la totalidad del paisaje. Elegir y acercarnos al punto de interés. De lo externo a lo interno: de espectador a protagonista. La red de protagonistas se imbrica, seduce, crea. Totalidad como suma de los átomos dispersos.

Lo interesante de la pausa es abrir guiones a mitad del ajetreo diario para replantear nuestro movimiento -la jugada-: ¿a dónde voy? ¿con quién voy y verdaderamente cuento? ¿para qué tomar este camino? ¿qué pasaría si en lugar de esto, mejor aquello?

Los distractores son múltiples. La divagación ociosa. La presión de los acreedores (metafísicos y no). La confusión de sentimientos. Las necesidades básicas (alimento, salud, confort, amor, sexo... et al) y la manera de colmarlas. Recapitulación y construcción de nuevos cimientos -hacerse el ánimo a comenzar una y otra vez, cuantas sean necesarias-. Asimilación de las tareas pendientes y el enfrentamiento de éstas con la realidad. Alegrías y frustraciones. Decepciones. Resultados medibles y el juego del azar que fermentan en un nuevo trazo de la ruta. Asimilación. Adaptación.

Seja o primeiro a comentar

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO