jueves, 1 de febrero de 2007

El mar, el mar...

Y entonces, cuando todo parace ser aún más hermoso y rosa que la imagen de los 4 amigos, casi hermanos, de El mago de Oz bajo el arco iris, un swing, una bola curva, el movimiento rápido pero que no alcanza a conectar con preseción, el sonido del aire quebrado, la abanicada y una vez más el campo de juego, el diamante, la cancha se ha quedado vacío con las luces apagadas y sin gente en las gradas que cante. Un Charlie Brown solitario y la infaltable lluvia, "te espere bajo la lluvia dos horas, mil horas, como un perro, y cuando llegaste y me miraste me dijiste loco, estás mojado, ya no te quiero".

Me quieren volver loco: y en un acto insensato para recuperar un poco de sensatez y la calma y volver a uno mismo decidir sin más que es un buen momento para ir al mar, para huir al mar. Marcar. Del otro lado una voz querida. Avisar que ahora si va en serio. Que ahi nos vemos. Saber que sí y guardar silencio. Decirlo aquí porque ella nunca lee estas líneas. Pasar la voz y ahora sólo esperar el momento. Y el Mar, el Mar...

Encuentro ayer con los Fonz. Los queridos Fonz. Tan suyos mismos. Compartir la cerveza y la cena junto con Inés y ellos. Risas. Teatralidad. Y poemas que viajan a "Voz otra". Preguntarse a veces porque el encanto se rompe contigo. Si contigo. Que no lees esto. Pero el día de hoy andamos patéticos. A pesar del viaje sin decir nada. Sin invitar.

Y luego pensar que a lo mejor hay más adioses definitivos. El mensaje esperado. La llamada que no se responde. Ningún mensaje oculto. Pensar que quizá así podrá ser mejor. Que es mejor así. Y desearle toda la suerte del mundo en la nueva empresa. Nosotros sabemos que es la mejor.

Seja o primeiro a comentar

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO