domingo, 25 de febrero de 2007

21. De presentaciones y egotecas

A) La presentación (en un estilo cercano a crónica de sociales)



Y que presentamos los libros. Justo el viernes. En una casa Cortázar llena de rostros conocidos y amistosos. Esta vez sin autogoles ni sorpresas. Sin errores en las citas y rompiendo un poco con el Protocolo. La primera en tomar la palabra fue Elizabeth Vivero cuyo texto sobre la novela de Marie-Hélène Poitras a mi me dejo satisfecho. Sin pecar de académico pero si de alguna manera dejando en claro que el suyo habría de ser el más ceñido a la escuela técnica aunque sin llegar al aburrimiento. Después tuvo que leer algunas páginas de la novela, nos quedamos con la siguiente frase: El sol me agrede como el buen humor de un idiota.



Enseguida tocó el turno a Fanny Enrigue que, sin más preámbulo que unos breves comentarios a manera de explicación, leyó su texto nacido de los versos de Marco Gabriel y de la lectura (reciente, según remarco ella misma) de Cioran. Un texto que tomando versos del libro y transformándolos sirvió de gran manera para la presentación del mismo. Un libro debe ser como una herida que deje cicatriz en el lector. De tan bueno el texto, puso nervioso al buen Marco que leyó con mucha emoción sus poemas y hasta nos regaló una lectura inédita de un poema nunca antes leído en público por él.

Para finalizar Luis Martín Ulloa leyó un texto breve en el que deja en claro, además de las porras para el buen Cástulo, lo mismo que lo que como editores pensamos: se trata de un narrador en ciernes al que le apostamos gran carrera. Confiamos en su decantación. Enseguida, Cástulo dio lectura a una remix literario donde tomando fragmentos de sus cuentos armo un interesante cadaver exquisito sembrando dudas en los probables lectores. A manera de trailer dijo. Y el experimento fue bueno.

Terminamos en el jardín adjunto degustando un delicioso vino tinto. Más tarde Talia nos esperaba en su casa para celebrar un onomástico más.

B) La egoteca (recortitos en domingo nostálgico)



Y que el domingo saco las tijeras, el cutter, el uhu y me puse a arreglar la egoteca. Recortes de periódico con notas sobre la revista y/o la editorial, invitaciones de eventos realizados, entrevistas. Al final todo queda guardado en una carpeta de argollas y pues a esperar lo que venga.

C) De que el tiempo no pasa en vano... (entre lágrimas... y aquello de "juventud divino tesoro...")



Seré explícito. Arriba: Yo en 1998 en la presentación de mi libro Tierra adentro. Abajo: Yo hace como una semana en la entrevista previa a la presentación de novedades.



D) el poema

A una muchacha que leía Rayuela
en Vallarta y Chapultepec


De pronto fue ver pasar los años
La muchacha sentada en flor de loto sobre la banca
leyendo la nueva edición de Rayuela con una pintura de Modigliani en la portada
Retroceder diez años o un poco más lejos
ver en sus rizos castaños y la mirada perdida los mil rostros reflejados
en un autobús que iba del centro de la ciudad al sur poniente,
al encuentro con el deber y el que tenga tienda que la atienda
a una chica hermosa con el cuaderno de apuntes y su risa
sus pasos rumbo al departamento en un callejón cerca de avenida México
donde la madre patria y el obelisco
Here is the house sonaba en ese entonces y desde el mundo, premundo,
calles que se han desdibujado para dar paso al nuevo siglo
Aquello es leyenda, polvo negro en las páginas de los cronistas
El mundo que no cumple las promesas, el mismo corazón roto,
la semejante hendidura en la piedra, en el concreto.
Esa muchacha sentada en la banca de la esquina soy
y todos los que entonces abrigamos sueños y fantasías
el mundo adulto aún era espejismo y nada era en serio…
al mismo tiempo nada ha cambiado la búsqueda
dónde está ese pasado que era el futuro prometido…

Cuántas bocas se han dibujado desde entonces, cuántas veces el juego del cíclope, de los cuerpos desnudos, de ir a la ventana en plena madrugada a ver pasar la noche y saber que el espejismo de la felicidad ha pasado.

Aquí están los puentes para cruzar de una ventana a otra
y quedarnos a la mitad
a un paso del abismo, a un paso de trasponer la barrera del otro.

Porque un detalle puede contener tanto,
una bala en reversa, la dispersión del pensamiento
una muchacha sentada en una banca, indiferente al tráfico y al paso
de los que venimos escondiéndonos del mundo.

Y en ese paréntesis (década), sucumbir a los recuerdos
socavar, descubrir, abrazar
Lo que se ha ido disfrutado está y ése es un viaje, una escala si se prefiere,
somos parte del paisaje. Somos imagen.

Y a veces, en la tarde noche de domingo, mientras Rayuela,
una especie de comienzo, detonante de historias infinitas,
reposa en el librero, querer encontrar el hilo negro,
(al menos alguien del otro lado de la línea telefónica)
y preguntar
¿encontraré a la maga? ¿encontraré a la maga?

1 Comentário:

Anónimo dijo...

Creo que te va mucho mejor el cabello agarrado y un poco en su lugar. Ese corte a la despeinada no te va bien, no va con tu tipo de cara ni con tu "personalidad"

Page rank

G E O G L O B E

Contador de visitas

FEEDJIT Live Traffic Map

Experimentos con la verdad © 2008. Template by Dicas Blogger.

TOPO